FacebookTwitterRSS Feed

Diversidad desde la Diversidad.

Diversidad

Todos somos seres únicos e irrepetibles. Desde mucho antes de la concepción, los espermios luchan por llegar al óvulo en una hermosa carrera que concluye en un ser humano.La naturaleza es sabia y durante el desarrollo embrionario hace todo lo posible reparando, conectando y reconectado células para que nueve meses después  la madre de a luz a un pequeño individuo que, con la diferencia de otras especies, necesitará por lo menos tres años de cuidado maternal para comenzar a despegarse poco a poco de la dependencia.

Es así como se concibe la vida, es así como llegan al mundo diversidad de seres, todos únicos e irrepetibles, todos producto del mismo proceso, todos listos para respirar, observar, oler, sentir, oír. Eso es por lo menos lo que se espera de cada bebé que nace, eso es lo que espera cada familia, sin embargo, no es lo que siempre se obtiene y créanme que no es ningún pecado, ni mala suerte, ni castigo divino.

En Chile 1 de cada 5 niños nace con alguna "diferencia" al resto, estos niños comienzan a etiquetarse según el perfil patológico al que mejor representen y así crecen durante su vida, desarrollándose en programas diferenciados y de apoyos especializados. La familia (a veces sin querer, a veces con querer) lo va coartando de lo que podría hacer como el "común" de los niños por el sólo hecho de tener un diagnóstico que lo hace ser diferente al resto. Desde mi visión, ningún niño debe ser privado del quehacer del resto. Me he encontrado compartiendo con seres maravillosos con distintas etiquetas (autistas, discapacitados intelectuales, etc) y cada uno me ha enseñado a ver la educación con otros ojos, su mundo y sus posibilidades con otros ojos, es increíble el mundo que encierra el espectro autista o cómo funciona la lógica (que para los neurotípicos no es tan lógica) de los "niños Down" o la forma en que se va ampliando la memoria de los niños con "discapacidad intelectual". Los colegios se esfuerzan postulando a un montón de niños a programas de integración educativa, las escuelas de lenguaje reclutan en los jardines a pequeños que todavía no han adquirido las habilidades y las escuelas especiales organizan la educación que entregan para capacitar en un oficio, modificando los programas del ministerio sólo para que lleguen a segundo año básico, haciéndoles pintar, recortar y un sin número de actividades repetitivas por años. No estoy en contra de ello, que quede claro.

David a sus 36 años y luego de haber pasado muchos años en escuelas especiales, en educación regular y en escuelas de adultos arrastrando un diagnóstico de Discapacidad Intelectual, en un par de meses estaba leyendo

Conocí a David un 25 de Julio, sus ojos con miedo, su caminar diferente y su amabilidad al entrar al establecimiento, conversamos y nos fuimos haciendo amigos lentamente hasta que en septiembre, estaba leyendo, pequeñas palabras escritas con letra borrosa, pero escritas y leídas al fin y al cabo. David a sus 36 años y luego de haber pasado muchos años en escuelas especiales, en educación regular y en escuelas de adultos arrastrando un diagnóstico de Discapacidad Intelectual, en un par de meses estaba leyendo. En ese entonces yo no tenía conocimiento sobre las dificultades de aprendizaje ni los aspectos metodológicos de la enseñanza que se debe llevar a cabo frente a una situación como esta, era yo, en un colegio, intentando cuadrar un montón de papeleo.

Creo, señoras y señores, que no es el método, ni la teoría, ni los recursos, ni el proyecto, ni la escuela,  ni el diagnóstico, son las ganas del profesor, es la habilidad o capacidad o como quieran llamarle de sentarse y sentir en el corazón: para mí no existen las diferencias, frente a mí, ningún niño es igual al otro, sin embargo todos tienen la misma capacidad de aprender y yo profesora debo saber adaptarme a cada uno de ellos. Si algo me ha enseñado mi Asperger es a comprender el mundo, de los "iguales" y de los "diferentes". He visto un montón de cosas horribles: madres destrozadas frente al diagnóstico de sus hijos, educadoras desesperadas por tener en su aula a un niño "diferente", puertas de colegio cerradas en la cara de padres que buscan apoyo para un hijo, gente que habla de las personas "neurodivergentes" como si fuesen las dueñas de la verdad, a cambio de ello: he estado en situaciones hermosas: he visto como David avanza en su lectura y se exige a sí mismo, he visto cómo otros niños aprenden a su ritmo y han dejado atrás una etiqueta, he jugado una tarde completa con niños "autistas" desde su mundo apartando el mío y he recibido los abrazos más afectuosos que cualquiera ha podido recibir, he recibido las palabras más hermosas de una niña con mutismo,  y me he sorprendido a mí misma, incursionando en un mundo que no está escrito en los libros.Para mí ser profesor es más que un título o un trabajo, es una forma diferente de ver y sentir el mundo.

 


 

Imagen extraída desde http://pauli3.wordpress.com/

blog comments powered by Disqus

hanescrito

Formulario de acceso