FacebookTwitterRSS Feed

La Teoría del Caos y su perspectiva en los modelos de educación, 2ª Parte

Teoría del Caos

 

El siguiente artículo es la continuación del artículo que hace un par de semanas agregamos a nuestros sitio.

Debemos asumir la enseñanza como un ordenamiento del ámbito pedagógico y didáctico con la intencionalidad de que se produzca una experiencia de aprendizaje, este ordenamiento dependerá en principio, de las concepciones que al respecto haya elaborado el profesor o que imperen en la institución educativa.

Si la comunidad docente ha elaborado concepciones sobre la enseñanza que vayan más allá del transmisionismo repeticionista de contenidos curriculares y no se encuentra ubicada en el plano de las experiencias del alumno, entonces la idea de enseñanza dominante se aproximará significativamente a la reconstrucción y construcción de significados por parte de los estudiantes, a partir de lo que ellos ya saben.

Puesto que cada día crece el consenso de la creatividad, como componente fundamental de la actividad cognoscitiva, y ésta, cuando se mueve en libertad, sigue una dinámica no-lineal. Debemos llegar a una teorización que incorpore los puntos de vista propios de los sistemas dinámicos no- lineales, producto de que las interacciones que siguen sus constituyentes, hacen que no sean factibles sus predicciones a largo plazo, ya que en su interior la actividad cognoscitiva está generando puntos de bifurcación o bordes catastróficos que son incontrovertibles y difíciles de eliminar. [i]"En este posicionamiento, la organización del ámbito pedagógico y didáctico parte del convencimiento de que el orden instaurado lleva intrínsecamente el germen de lo que terminará por desbaratarlo para evolucionar hacia uno dinámico, de equilibrios metaestables, creado por la libre y espontánea actividad cognoscitiva que el ordenamiento originario tiene como columna vertebral".

Desde un punto de vista anecdótico, todo profesor ha tenido la experiencia de que cuando la clase es activa y se da vía libre a la participación de los alumnos, las intervenciones de estos hacen desviar —puntos de bifurcación— la trayectoria inicialmente presupuestada

Desde un punto de vista anecdótico, todo profesor ha tenido la experiencia de que cuando la clase es activa y se da vía libre a la participación de los alumnos, las intervenciones de estos hacen desviar —puntos de bifurcación— la trayectoria inicialmente presupuestada, dentro del  proceso educativo. Una explicación es que los estudiantes están componiendo y recomponiendo significados y formas de significar, creando representación distinta en ámbitos de representaciones mentales nuevas, impulsados por el ordenamiento que el profesor ha determinado inicialmente. Resulta fundamental tener presente entonces los siguientes puntos: 

  • La relación enseñanza aprendizaje es concebible en términos de un ámbito de interacciones entre el saber del profesor y el saber de los estudiantes, alrededor de aquello que constituya el objeto de investigación, como referente necesario del contenido curricular a enseñar.
  • El espacio de interacción enseñanza - aprendizaje es una organización compleja que, en términos constructivistas, al reconstruir y construir significados, sigue una dinámica no lineal para la cual las predicciones, en términos de logros, requieren de una lógica pedagógica y didáctica distinta.
  • Si el proceso de aprendizaje, como actividad cognoscitiva representable en una trayectoria, obedece a la lógica de reconstrucción de significados, que cambian la misma actividad del aprender, entonces las leyes que rigen esta actividad cambian.

Nunca antes en la historia, la humanidad había tenido tantos datos a su disposición, que por cierto también son incorporados a las aulas. En estos tiempos no sólo en nuestro país, la información resulta tan variada como son también los medios a través de los cuales se reciben. De acuerdo con el comunicólogo estadounidense Wilson de Silva, una edición cualquiera del New York Time contiene más información que lo que una persona del siglo XVII había asimilado a lo largo de su vida. Debemos transformar nuestro rol de profesor informador, en profesores animadores de la búsqueda y manejo del conocimiento, el cual por el momento, resulta ser el único camino concreto para la formación de estudiantes más críticos y creativos. No podemos seguir siendo vistos como expresión del pasado y de la tradición, debemos aspirar a ser vistos como imagen de cambio, debemos insertarnos en él. Las iniciativas no dependen de un sector del Ministerio de Educación, sino que se encuentran en todos nosotros ya que el mayor potencial con que cuenta el país es su recurso humano. Debemos auspiciar una verdadera transformación educativa que ponga especial interés en todo aquello que debe cambiar en la dinámica enseñanza- aprendizaje para adaptares a las nuevas realidades históricas que vive nuestro país. Por ello se hace sustancial que los  contenidos impartidos en las aulas  no generen mentes que se encuentren en un absoluto reposo, ni menos instalen su vida desde una posición  contemplativa  y ascética, más bien lo que necesita nuestra sociedad son personalidades críticas, turbulentas, y por que no, caóticas.



[i] Gallego, Rómulo y Pérez, Royman. La enseñanza de las ciencias experimentales. Edit. Magisterio. Año 1997 pág. 139

blog comments powered by Disqus

hanescrito

Formulario de acceso