Reflexiones acerca del uso del Mapa Histórico en Clases

primera guerramundial

Como profesores de Historia y Geografía tenemos a disposición una serie de recursos y medios didácticos que podemos utilizar en miras a realizar un proceso de enseñanza – aprendizaje de carácter dinámico. Concordamos en que nuestra labor es la de establecer una efectiva comprensión de la relación existente entre los contenidos Históricos y Geográficos y para ello podemos guiar a nuestros estudiantes en el establecimiento de relaciones en base a un contenido determinado y su situación espacial conforme a la observación de uno de los recursos más utilizados en nuestras clases como lo es el conocido Mapa Histórico, que podemos clasificar en dos ámbitos: En primer lugar, se considera como Mapa Histórico a las expresiones cartográficas de antaño que se han conservado hasta nuestros días, como por ejemplo los mapas del siglo XIX y en un segundo orden a aquellos mapas concebidos para el trabajo en la sala de clases como por ejemplo, un Mapa Temático que exprese las diversas teorías respecto al Poblamiento Americano.

Un Mapa Histórico, en miras a su concepción educativa, se puede entender como la expresión espacial de un proceso o acontecimiento histórico determinado. Por ejemplo, si se está analizando el proceso de formación de la Polis Griega, se hace estrictamente necesario el señalar mediante un mapa del espacio griego con su relieve accidentado como forma de evidenciar el condicionamiento espacial que generó las características propias de la Polis, como por ejemplo, su dispersión geográfica y el condicionamiento de su establecimiento de manera separada. Se hace necesario entonces la demostración espacial de los procesos históricos como forma de establecer la dinámica existente entre Historia y Geografía, no entendiendo la dinámica anterior como la relación entre el ¿Cuándo? y el ¿Dónde? Sino que profundizando en las causas y consecuencias de dicha relación en los procesos y espacios históricos.

Un Mapa Histórico, en miras a su concepción educativa, se puede entender como la expresión espacial de un proceso o acontecimiento histórico determinado

Junto con señalar características propias de la Geografía Física, como los principales elementos geomorfológicos e hidrográficos, entre otros, el Mapa Histórico también hace mención a conceptos propios de la Geografía Humana, como por ejemplo, los movimientos migratorios indoeuropeos o los viajes de descubrimiento del siglo XVI. Es notorio destacar las potencialidades de información que entrega, en la medida de poder establecer relaciones entre los procesos temporales y espaciales mediante tres ejercicios principales por el estudiante al momento de trabajar con el mapa:

a) Observación Directa conducente a un Análisis Espacial de acontecimiento o período

Cuando observamos un mapa histórico la primera información que recabamos consiste en la expresión espacial de un proceso determinado y/o las consecuencias de un acontecimiento dado. De esta manera, por ejemplo, mediante un mapa dedicado al proceso de Reforma Protestante del siglo XVI podemos observar la expansión del protestantismo junto con lograr la interpretación del proceso en base a preguntas clave, como por ejemplo, ¿Bajo qué medios se produce dicha expansión? ¿Por Qué se inició en el centro de Europa y no en sus extremos? ¿De qué manera los caracteres físicos del espacio condicionan la situación del proceso?

Junto con las preguntas anteriores, también se puede indagar acerca de la intencionalidad del autor del mapa y relacionarlo con la época de su producción, como por ejemplo, a través de las preguntas relativas a ¿Están representados los espacios de manera equitativa dentro del Mapa? ¿Qué diferencias encontramos entre este Mapa y otro de origen más Antiguo o Nuevo?

b) Reproducción del Mapa conducente a Habilidades Cartográficas y ejercicio Motriz

Otra forma de trabajo con el Mapa Histórico es la reproducción del mismo por parte del estudiante de manera manual utilizando conceptos básicos como la escala y el manejo de proporciones. Mediante el trabajo sereno y constante que demanda una gran concentración al tomar el lápiz, los estudiantes ejercitan habilidades motrices en la medida de lograr una reproducción del espacio representado en el mapa de manera fiable y por sobre todo, precisa siguiendo tanto una reproducción calcada o realizada mediante una atenta observación.

c) Reconstrucción personal del Mapa Histórico a partir del análisis de la expresión espacial de los acontecimientos y procesos estudiados.

Aparte de reproducir el Mapa propiamente tal, también se puede realizar un trabajo acorde a solicitar al estudiante que reconstruya un espacio histórico a partir de los contenidos estudiados. Para ello, es necesario otorgar las características tanto del espacio como del período para que los estudiantes tengan la mayor cantidad de información disponible que les permita el ejercicio de reconstrucción espacial. Una forma de facilitar el ejercicio, es entregar al estudiante un esquicio de la zona física a completar por su parte.

Si bien estos tres ejercicios no son los únicos a establecer como forma de trabajar con el Mapa Histórico, se consideran como opciones a su uso de manera de lograr el objetivo clave que tiene un trabajo con Mapa Histórico, dicho objetivo lo podemos establecer como la comprensión por parte del estudiante de las múltiples relaciones que existen entre los procesos históricos y el espacio geográfico existente acorde la temporalidad de dichos procesos. Para lograr dicho objetivo, se hace necesario la mención a una serie de preceptos que facilitarán el trabajo con Mapa Histórico, a saber:

Nociones básicas para el trabajo con Mapas Históricos en la Sala de Clases

1) Asegurar que las condiciones de luz de la sala permitan la óptima visualización del mismo por parte de los estudiantes, sobre todo de aquellos que se encuentren a mayor distancia y/o que tengan alguna deficiencia visual.

2) Señalar procesos, topónimos o caracteres geográficos utilizando un puntero a distancia para evitar cubrir partes del mapa con nuestro cuerpo mientras hacemos uso del mismo.

3) Guiar el sentido de los procesos siguiendo la orientación cardinal en relación al Mapa señalando cada proceso con su origen y destino correspondiente, vale decir, por ejemplo mencionar en clases "Si se fijan bien, podemos observar cómo se fue expandiendo dicho proceso desde el Norte hacia el Sur, generando así, grandes cambios en relación a..."

4) Evitar recargar el mapa (si es expuesto con un proyector) con anotaciones de fechas y/o procesos que dificulten la total apreciación del mismo.

5) Si el mapa muestra territorios no existentes en la actualidad mencionar las causas de su desaparición y la formación de nuevos territorios.

Formas de obtención y trabajo con Mapas Históricos son tan diversas como profesores dispuestos a su utilización. Desde un gran mapa mural hasta una fotocopia de un mapa en un libro son posibilidades que se abren como potenciales recursos dispuestos al logro del objetivo mencionado anteriormente. Todo dependerá de nuestra voluntad docente de experimentar con los medios y recursos didácticos siempre bajo la guía de generar una efectiva comprensión temporal – espacial por parte de nuestros estudiantes.


Imagen extraída desde http://recursostic.educacion.es/kairos/web/

blog comments powered by Disqus