Ahora, las horas de Artes

lapices

Esto es lo que llaman un deja vù. Lo hemos vuelto a vivir: los cambios en las horas de clase propuestos por el Gobierno han creado un nuevo conflicto. Si antes fueron las horas de Lenguaje y Comunicación y Matemáticas, la disminución de horas de Historia y Geografía y un amago de aumento de las horas totales de clase, ahora el turno le corresponde a las clases de artes. Por supuesto, las voces disidentes con tal medida no se han hecho esperar y las respuestas del MINEDUC tampoco. ¿De qué se trata todo esto? 

En SaladeProfes hemos querido investigar sobre esta cuestión que inquieta a muchos profesores de Artes de nuestro país. Por ello, antes que todo, queremos presentar los hechos y luego dar a conocer nuestra visión del tema.

Los hechos

En Julio de este año el MINEDUC, mediante el Decreto Exento 1363*18.07.2011, aprobó nuevos Planes y Programas de Estudio para los cursos de 5º a 8º básico, incluyendo un cambio en la cantidad de horas para cada subsector. La nueva normativa establece para las escuelas sin JEC 2 horas de Educación Artística, y para las escuelas con JEC un total de 3 horas. Esta cantidad de horas es el obligatorio que un colegio puede destinar a este sector, entendiéndose que las escuelas con JEC que así lo deseen pueden ocupar las 6 horas de libre de disposición (HLD) - o comodín para todos los cambios en las horas de clase que propone el gobierno - para ampliar las horas para las asignaturas artísticas (Ed. Musical y Artes Visuales). Las siguientes tablas muestran la nueva distribución de las horas de clase:

CambioCurricular

(Pueden ver el documento completo aquí

Discusión

El punto problemático de la cuestión es la nueva distribución de las horas para las asignaturas artísticas. En este nuevo esquema, las horas para las asignaturas artísticas "disminuirían"(*) de las actuales 4 horas semanales, con 2 horas para Ed. Musical y 2 para Artes Visuales, "obligando" a quitar una hora de clase a uno de los dos sectores mencionados. En redes sociales y sitios de internet surgió inmediatamente la noticia (o rumor) de que las horas de Educación Musical (lo extraño es que sólo se decía que sería esas horas y no las de Artes Visuales) se eliminarían del currículum obligatorio, convirtiéndose en una asignatura optativa. Ante ello, el MINEDUC puntualizó que tales horas no serán optativas, sino que siguen siendo parte obligatoria del Currículum, algo que se desprendería de la lectura del decreto. 

¿es posible y aceptable que tengamos tantos cambios en el currículum en tan poco tiempo? ¿Por qué parece que la decisión sobre qué deben aprender nuestros hijos y estudiantes depende del gobierno de turno y de un grupo de "expertos"?

No obstante esta aclaración de Ministerio, la situación que queda en el aire (sea cierta o no) es que se quiere eliminar la cantidad de horas dedicadas a la formación en Artes. Desde nuestra perspectiva, si bien se insiste en que serán obligatorias 3 horas de clase y que los colegios pueden ocupar HLD para seguir realizando clases de Educación Musical o Artes Visuales, creemos que confiar en que la mayoría de las escuelas utilizarán alguna de tales horas para artes y no para Matemáticas o Lenguaje y Comunicación puede ser incluso ingenuo. Sirva de ejemplo (aunque algo antiguo, pues es del año 2005) el informe de la PUC "Evaluación de la Jornada Escolar Completa (JEC)" que, aún cuando señala que la mayor parte de las actividades no curriculares están relacionadas con las artes y el área deportiva, destaca que los UTP reconocen que las HLD se utilizan principalmente para Lenguaje y Comunicación (76,2%) y Matemáticas (72%). Si a todo esto sumamos que se han aumentado ya las horas obligatorias de estas asignaturas, en la práctica, nos encontraremos con un currículum "jibarizado", con una carga horaria excesiva de Lenguaje y Comunicación y Matemáticas no sólo determinada por las directrices del MINEDUC, sino también influenciada por las exigencias educativa, social y, porque no decirlo, económica de la prueba SIMCE. Es posible que algunas escuelas mantengan las 4 horas para artes, pero eso sólo se verá en la práctica, y sus consecuencias, en algún tiempo más. 

Más aún, queda la impresión de que el currículum sigue siendo un campo de experimentación: ¿es posible y aceptable que tengamos tantos cambios en el currículum en tan poco tiempo? ¿Por qué parece que la decisión sobre qué deben aprender nuestros hijos y estudiantes depende del gobierno de turno y de un grupo de "expertos"? ¿Acaso no debería ser una decisión-país, es decir, transversal, la forma y los contenidos constituyen nuestro currículum? Resulta paradójico que, en el fondo, lo que necesita nuestra educación no son reformas tras reformas, sino que nos decidamos por algo concreto y lo mantengamos en el tiempo (por supuesto, con los cambios necesarios).

No quisiéramos terminar sin referirnos a la importancia que tiene la formación artística para el desarrollo integral de los estudiantes (y de todos los seres humanos), importancia que incluso los mismos planes y programas señalan. El gusto por la belleza artística no nace de la nada ni se desarrolla en el vacío o en la mera razón. Requiere de experiencias, de vivencias, ya sean solitarias o compartidas, las que pueden conducir a la creación. La educación artística, por lo tanto, no apunta sólo al aprender a observar o escuchar sino, más bien, al acto creativo como respuesta a la necesidad de la expresión del sentir particular y social, de su memoria y de su esperanza. Perder espacios para la formación de esta sensibilidad es un retroceso que como sociedad no podemos permitir.


(*) Decimos "disminuirían" pues en sí no hay una obligación de horas actualmente.

Imagen extraída desde educa.madrid.org

blog comments powered by Disqus