Otra vez, las horas

pinera_clase

El objetivo es que los estudiantes aprendan lo que se ha decidido que deben aprender. La cuestión son las fórmulas, los caminos, las decisiones que, se supone, lograrán que se cumpla el objetivo. Y es aquí donde se encuentra un elemento que puede marcar la diferencia entre un sistema educativo que no funcione, uno que sí logre aprendizajes y uno que vaya a peor.

En la línea de tales decisiones se encuentra la posibilidad que el Presidente Piñera y el Ministro Bulnes han expresado, la que supondría un aumento de las horas de clase.

La razón que lleva a sugerir este cambio, según señaló el Presidente es que "en Chile se estudia muy poco, así es que una de las cosas que estamos estudiando es extender la jornada escolar, porque hoy son muy pocos días en el año, hay demasiadas vacaciones y si a eso le sumamos los paros (...). Estamos estudiando (...) la factibilidad de extender la jornada escolar, tal vez la cantidad de horas al día y también la cantidad de días en el año". Al respecto, el Ministro Bulnes aclara que están comparando los días de clases entre Chile y otros países y que realizarán "una reflexión profunda de esto y no es algo que vayamos a resolver en el transcurso de las próximas semanas". Es decir, no existe claridad real sobre si aumentarán o no los días de clase.

la educación y, en especial el aprendizaje, es un proceso multifactorial y, por lo tanto, complejo

Como ya hemos comentado en SaladeProfes, el aumento de horas de clase no asegura necesariamente que se lograrán más aprendizajes, y para ello dimos varias razones. Y no es algo que sólo digamos nosotros, tal como pueden ver en el artículo de La Opinión, en España, en LR21, en Uruguay, o se puede desprender del informe español "Panorama de la educación. Indicadores de la OCDE 2010", del cual extrajimos la tabla que acompaña este artículo y en el cual se observa que países con buenos puntales en la prueba PISA no tienen tantas horas lectivas como, por ejemplo, en Chile, donde un estudiante de 13 años tiene 1094 horas de clases y un estudiante de 15 años debe cumplir 1210 horas al año.

HorasLectivasEl debate sobre la cantidad de horas de clase debe abordarse desde la perspectiva de que la educación y, en especial el aprendizaje, es un proceso multifactorial y, por lo tanto, complejo. Luego, más que por la variable tiempo, hay que preguntarse por lo que se realiza durante ese tiempo, por las condiciones en que se desarrolla y por las consecuencias que tiene en los actores involucrados. Pero de esto ya hemos hablado anteriormente.

Ahora, una reforma de este tipo podría presentar nuevos problemas o cuestiones que deberían también zanjarse antes de aplicarla. Rápidamente, se me ocurren las siguientes cuestiones:

En conclusión, una reforma de ese tipo, si es que finalmente se decide realizar, deberá estar muy justificada, con argumentos pedagógicos de peso. Sin embargo, aún cuando no se decida realizar, sigue quedando en el aire que nuestras aulas han sido en los últimos 30 años un laboratorio de pruebas y nuestro sistema educativo una sucesión de improvizaciones.


Imagen extrída de www.eltercerpuente.com

blog comments powered by Disqus