FacebookTwitterRSS Feed

Me aburrí de estudiar pedagogía

Estudiar_pedagogiaSala de Profes es un espacio abierto a todas las opinones dentro de un margen de respeto y tolerancia. El contenido de artículos envíados por profesores ajenos al equipo editorial no representan necesariamente el pensamiento de Sala de Profes.

Me aburrí: me retiro de pedagogía.

Me aburrí porque la gente se llena la boca con nuestra profesión y muy poca gente que la está estudiando y que la ama hace algo por poner el tema más allá de cómo acceder al colegio.

Me aburrí porque el gobierno cree que con tener más de 600 puntos, y luego de tenerlo lo amarra al trabajo (o a condenarse a pagar la deuda si se arrepiente) se hace un buen profesor.

Me aburrí porque el Presidente se empecinó en decir que los profesores no se evalúan, siendo que el 98% sí lo hace. No se critica la forma, sino que el método: el que tiene plata compra el portafolio y graba al famoso video que es más falso que mayonesa sin huevos. Literalmente “para la foto”.

Me aburrí porque el sueldo es mísero, la pega es inestable y escasa. Nadie piensa que el profesor come, duerme, tiene familia e hijos. ¿Alguien sabe lo que es realmente planificar? Es poner harto tiempo y esfuerzo mental para ordenar mil argumentos en un papel y que calce. Si no, eres incompetente.

Me aburrí porque se nos mintió diciendo que la prueba Inicia sería de referencia y ahora será obligatoria.

Me aburrí porque hay un montón de gente que ingresa a la carrera porque le alcanzó el puntaje o por la especialidad y no le tiene amor alguno a la pedagogía.

Me aburrí porque el presidente del Colegio de Profesores no representa a nadie: dejó de hacer clases hace varios años y hoy habla como si las hiciera todos los días. Se agradece el sacrificio, pero si lees su biografía dos tercios es sobre cómo se conocieron sus papás y lo pobre que era, y un solo párrafo para decir “hice clases en varios colegios”. Nada más.

Me aburrí porque en todas las universidades se enseñan teorías del año de la pera que pueden explicar muchas cosas pero ninguna se adapta a la realidad. Vamos a enseñar a 50 personas por sala tratando de que se concentren con la garganta que ya no da más.



{xtypo_quote_left}Me aburrí porque el presidente del Colegio de Profesores no representa a nadie: dejó de hacer clases hace varios años y hoy habla como si las hiciera todos los días.
{/xtypo_quote_left}Me aburrí porque tengo una mujer con la que pretendo formar una familia y tener hijos, y me preocupa el futuro. Porque vamos a gastar tanto tiempo en la pega que no nos va a quedar tiempo para la convivencia como el que desearíamos por culpa de un trabajo que por Dios que es absorbente. Tengo miedo de que el cansancio emocional y lo pesado de este trabajo le ganen al profundo amor que nos tenemos. No quiero terminar divorciado como muchos profesores.

Me aburrí porque todos dicen que somos importantes, insisto, y nadie nos reconoce por uno de los trabajos más nobles del mundo: enseñar. Si se equivoca el médico, no importa, él estudió siete años y sabe mucho; si el ingeniero no hace lo correcto con el peso que tiene estudiar matemáticas puede comenzar de nuevo. Si el profesor se equivoca todos se van contra él.

Me aburrí porque, si bien estudio una carrera “barata” en comparación con las “importantes”, y a pesar de que el Estado invierte en mí alrededor de 6 millones de pesos entre crédito y beca, está malgastando su dinero. Porque finalmente me convertirá en un cesante ilustrado el día que me expulse de la Universidad, sin trabajo y contribuyendo a que mi familia diga: ¿Y por qué estudiaste Pedagogía pudiendo estudiar derecho?

Espero me disculpen la rabia con que está escrito esto, pero es necesario poner sobre la mesa otro argumento: felicito a todos los estudiantes que estudian pedagogía y se enamoraron de ella en el camino. Porque saben que es un trabajo precioso que considera lo valioso del aprender. Porque saben que no son muchos los que se terminan enamorando de ella.

Porque para estudiar pedagogía hay que ser bien valiente: cuando salgas de la universidad estarás, posiblemente cesante o, si encuentras trabajo, con un montón de estudiantes por sala que no te pescan ni el saludo, cansado, sin tiempo y queriendo llegar luego a la casa.

Y por si esto no fuera poco ahora con la amenaza de un año académico desde marzo hasta enero.

blog comments powered by Disqus

hanescrito

Formulario de acceso