FacebookTwitterRSS Feed

Profesor sin trabajo (aún)

profesor_buscaMes de febrero, sinónimo de vacaciones para algunos, mes de incertidumbre para los profesores cesantes. Especialmente los que recién han egresado o se han titulado y que aún no los llaman de algún trabajo, o peor aún, han dado entrevistas y todavía esperan que se cumpla "el te llamamos".
Entendemos perfectamente por lo que están pasando pues también somos profesores, también hemos estado en la incertidumbre, también hemos tenido pena, rabia, preocupación y decepción. También hemos tenido sueños y obligaciones que cumplir: pagar la universidad, juntar dinero para comprarnos el auto, la casa, mantener a una familia, viajes, formación en fin.

Permítanme la autorreferencia. Contaré a grandes rasgos como fue mi búsqueda incesante de trabajo en las ciudades de La Serena y Coquimbo, que es de donde provengo.
Cuando me titulé con excelencia académica pensé que sería más fácil encontrar trabajo, luego me dí cuenta que las buenas calificaciones te pueden servir para obtener becas para realizar un posgrado pero no necesariamente para encontrar trabajo (existen colegios que piden tu concentración de notas pero, son los menos). Al final encontré trabajo el día 28 de febrero del 2007 no obstante, me despidieron al siguiente día. Ya siendo 1 de marzo sabía que sería díficil encontrar trabajo y, me deprimí.  Pensaba ¿de qué sirvió tanto esfuerzo en la universidad? ¿De qué me sirvió trabajar para poder estudiar? ¡Qué injusto que algunos de mis compañeros que se habían "quedado en ramos" ya tuviesen un trabajo! Estuve triste y esa tristeza perjudico - sin querer- a las personas que tanto quiero, especialmente a quién hoy es mi marido.
En junio me llaman para un reemplazo en un colegio municipal. No la pasé bien, quería que terminara el reemplazo pues tuve serios problemas de disciplina ¿Muy joven tal vez? ¿inexperiencia? No lo sé. El asunto es que mi tristeza se acentúo. Ahora me cuestionaba que no servía para docente, que me había equivocado de carrera, ¿cómo era posible tener buenas notas en la universidad y no ser capaz de controlar la disciplina del aula?
Finalmente terminó el reemplazo. Era agosto y estaba decidida a buscar trabajo en otra cosa para juntar dinero y pagarme otra carrera ya que para ser profesora "no servía". En eso estaba cuando me llaman para un reemplazo en un colegio de orientación religiosa. Sin duda fue una hermosa experiencia, me reencanté con el "ser  profesor" realmente servía para esto. Lo anterior fue una experiencia y esto también.

 

{xtypo_quote_left}Lo importante es tener redes de apoyo y valorar lo positivo de la experiencia. El trabajo ya vendrá, de eso estoy segura.{/xtypo_quote_left}

Termina el reemplazo en octubre y no encontré trabajo hasta marzo del 2008. Sí, marzo y en febrero estaba desesperada, triste y nuevamente me cuestionaba. ¿Si ya tenía experiencia por qué no me llamaban para trabajar? ¿Cuál es el problema?  ¿No servirán los reemplazos?

Fue un 4 de marzo, un día antes para que los estudiantes regresaran a clases. Yo perdía las esperanzas... hasta que me llaman adivinen para qué... ¡para un reemplazo de 5 días! y acepté. Pasan unas horas y me  llaman para trabajar en otro colegio con contrato indefinido pero dije que no. Pensarán que soy una loca pero había dado mi palabra. Finalmente el tiempo me dio la razón y ese reemplazo de 5 días se extendió hasta agosto. Ahí el colegio me contrata indefinidamente sin embargo, (las vueltas de la vida) tuve que renunciar en septiembre pues me había ganado una beca para estudiar en el extranjero ¡Y aquí estoy!
Lo que quiero expresar en este relato es que hay que saber esperar, con paciencia, dando gracias a las experiencias y a todo lo vivido. Quizás no es el tiempo para trabajar sino para formarse. Dirán ¿pero con qué dinero? Hay muchas opciones, sin costo alguno e inclusive con certificado. Debemos aprovechar el tiempo, si este año no fue será el otro. No es conformismo sino pensar que para ese año estaré más preparado y  para conseguirlo, comienzo a trabajar (formarme) desde ahora.

No quiero dar consejos, tampoco cuestionamientos. Solo palabras de aliento, de esperanza y de hacer saber a esos profesores que están en la incertidumbre que no son ni los primeros ni los últimos, muchos hemos pasado por lo mismo y que otros tantos también lo vivirán. Lo importante es tener redes de apoyo y valorar lo positivo de la experiencia. El trabajo ya vendrá, de eso estoy segura.

blog comments powered by Disqus

hanescrito

Formulario de acceso