¿Cuánto sé de TIC?

Leyendo las noticias de Chile, me he enterado de que los profesores que hayan obtenido la Asignación de Excelencia Pedagógica han recibido un notebook para utilizar en su trabajo.   Sin duda, una buena noticia para los profesores que necesiten un computador y que esperan ocuparlo para su trabajo en el aula.  Es de esperar que en los colegios cuenten con una infraestructura que permita "sacar el jugo" al notebook o que al menos puedan conectarse a Internet para buscar información que les pueda ayudar en sus clases.

Leyendo la información sobre el beneficio, llegué a un documento que indica la existencia del Sistema de Autodiagnóstico de Competencias TIC.   Me dirigí de inmediato al sitio y procedí a iniciar el proceso de inscripción.   Todo bien, hasta que me topé con un detalle: en este momento no estoy enseñando en un colegio, por lo que no registré ese dato.   Luego, al querer acceder, como entendí que funcionaba, al sistema de autodiagnóstico, noté que no tenía la posibilidad de elegir perfil.  Para hacer la historia más corta, pude seleccionar el perfil "Docente de Aula", pero luego me encontré que debía "rendir un instrumento evaluativo" en un local.  Imposible ir.

Todo esto me hizo pensar en cuánto sabe un profesor sobre TIC y lo importante que es saber cuánto se sabe y qué se sabe hacer con ellas en el aula.   Es momento, antes de planificar desde "las alturas" políticas de capacitación, el saber qué saben los que deberían saber sobre TICs y su uso en el aula.  No hablo de los encargados del laboratorio de Enlaces, que en algunas  ocasiones no saben mucho o presentan problemas en vez de soluciones, sino del profesor que se enfrenta a un aula llena de estudiantes.   ¿Qué sabe realmente? ¿es tan ignorante sobre las TIC?  Es bueno saber esto, pues más importante que capacitar como usuario en Tecnologías es promover una Formación de Nivel Pedagógico.  Es decir, más vale que un profesor sepa hacer dos cosas bien con las TICs y que con esas dos cosas logre aprendizajes, a que sepa quince pero no se observe ningún avance o logro en los estudiantes.  

Ni un notebook, ni aprender a usar un procesador de texto, ni manejar un proyector garantizan mejor trabajo profesional y aprendizaje de los estudiantes.   Lo que lo garantiza (hasta cierto punto) es que el profesor sepa utilizarlos en su trabajo de diario en el colegio.  Que sepa que sabe, que se le diga qué sabe y que se le enseñe a sacar partido a esos conocimientos es una buena forma de acercarse a los profesores.   Por lo pronto, bienvenido sea el notebook y la capacitación, pero no bastan si se quedan sólo en ello.


blog comments powered by Disqus