FacebookTwitterRSS Feed

El Colegio de Profesores, y yo.

formacionprofesionales_los-alumnos-de-hoy-son-peores-que-los-de-antanoPensé mucho antes de escribir esta experiencia, por las connotaciones que pueda tener, pero también creo que, estando en democracia, puedo expresar lo que siento y pienso más aún si se basan en hechos reales.
Me gradué con distinción máxima. En la ceremonia obtuve algunos premios, entre ellos del colegio de profesores regional. Era un maletín típico de profesor muy bonito, y yo muy contenta lo recibí. Sin embargo el abrazo y palabras del dirigente, de ese entonces, me desilucionaron pues me dijo: "en este maletín guardarás tus alegrías y penas como docente, más penas que alegrías".
Eso me conmovió profundamente, más allá si el mensaje es cierto o no, creo que no corresponde que un profesional de la educación predisponga a otro con sus comentarios. Más aún, cuando esta persona viene recién egresando, con sueños, anhelos y metas profesionales por cumplir.
No obstante sus palabras fueron ciertas. En el 2007 fue despedida de mi primer trabajo, duré un día. Los detalles los conté hace algún tiempo en este sitio, relato que pueden acceder desde acá.
Lo importante no fue el despido sino lo que pasó después. Desconcertada, triste y aún con lágrimas en los ojos por lo sucedido, me acerqué a la sede comunal del colegio de profesores. Pedí ayuda, me atendió un señor de unos 60 años el cual escuchó atentamente mi relato, luego me responde:

{xtypo_quote_left}En ese maletín guardarás tus alegrías y penas como docente, más penas que alegrías{/xtypo_quote_left}

¿Usted está colegiada?
- No, le respondí.
Es que si no está colegiada nada puedo hacer por usted
-¿Por qué no, si soy profesora?
Pues porque no está inscrita, por lo tanto no es colegiada, no paga cuotas. Por lo tanto, no es miembro.

Yo no sé que me dolió más si la despedida del colegio por ser una "profesora mal ejemplo" o la respuesta que me dio este señor. ¿Cómo puedo estar colegiada si llevaba un día de trabajo y sin contrato aún? Le dije que pensaba colegiarme, pero como ahora no tenía trabajo pues no podría. Lamentablente, nada se podía hacer.
Estas dos experiencias, me hacen cuestionar profundamente el trabajo del colegio de profesores, y sumado a las negociaciones y a su rol frente a la "Reforma Educacional" propuesta por el gobierno de Sebastián Piñera, creo que necesita urgentemente un nuevo enfoque. Esto no quiere decir que lo que llevan haciendo este del todo malo; sin embargo creo que tienen un enfoque muy centrado en el ámbito salarial (bonos, ajustes, deuda histórica entre otros) que, por cierto, son válidas pero no debieran ser las primordiales (primordiales, tomando en cuenta que es lo primero que sale en su sitio web, en la sección "nuestras demandas") en profesionales dedicados a la educación. ¿Y los temas pedagógicos? creo que son secundarios cuando deberían ser los primordiales tomando en cuenta que, desde nuestra práctica docente somos los más autorizados para hablar de nuestro rol pedagógico. Sin embargo, la sección tema pedagógicos, lamentablemente, está vacía. Alguien me dijo que parece más el "sindicato de profesores", que el "colegio de profesores". No deja de tener razón.
Humildemente, creo que es hora de una reestructuración completa. Por lo menos para encantar a los jóvenes profesores, aquellos que por su inexperiencia pedagógica son los más desválidos. Ojalá que nunca más, por no estar colegiado, ningún profesor quede al desamparo.

Karla Campaña

Profesora de Historia y Geografía

2 años de experiencia docente en aula.

blog comments powered by Disqus

hanescrito

Formulario de acceso