FacebookTwitterRSS Feed

Lo que vive un profesor ( y no se cuenta)

Nombre: Karla Campaña
Años de docencia: 2 años
Área: Historia y Cs. Sociales

ImagenA raíz del paro de los profesores y de una conversación con una amiga profesora recordé cuando en el año 2007 me desempeñaba como docente en un colegio municipal y las situaciones que sucedían a diario pero que se quedaban guardadas en las mismas paredes del establecimiento. Esto me sucedió con un estudiante de tercero medio que en un tono agresivo me pregunta:
"Profe, ¿por qué me puso un 2,5?"
Le contesté: "Yo no te lo puse. Tú te lo sacaste."
A lo que él responde: "¿Me lo saqué? A ver...." 
y entre medio de su cotona saca un cuchillo cartonero donde me amenaza diciéndome...
"¿Acaso querí que te corte?".
En ese momento se me vino el mundo encima. Traté de mostrar tranquilidad y no se me ocurrió nada más que ponerme frente a él diciéndole.
"¿Me quieres cortar? perfecto. Córtame."
En ese momento él se me acerca y pone el cuchillo cartonero frente a mis ojos. Luego se aleja y el resto del curso permanece callado.
En ese momento mi vida se me pasó como en una película. Decidí dejar al curso e ir donde el director a contarle lo sucedido, él me apoya y decide expulsar al estudiante.
Mi sorpresa fue cuando a los dos días este estudiante está de regreso acompañado de un supervisor de la SECREDUC y su apoderada. El director me dice frente a ellos:
"Profesora, este estudiante se reintegra a clases". No alcancé a entender la idea cuando el supervisor me dice:
"Profesora,la expulsión de este estudiante es improcedente. El tiene el DERECHO garantizado en nuestra Constitución Política para educarse así es que vuelve a clases".
Apenas puede artícular ideas. Luego pasado un momento dije:
"¿Derecho a educarse, según la Constitución? ok. ¿Y mi DERECHO a la vida y a mi integridad física donde queda?."
"Lo siento - respondió - este estudiante se queda."
{xtypo_quote_left}Es increible lo que puedes realizar con los estudiantes cuando están las condiciones, cuando ellos están de tu parte, cuando el entorno te respeta como docente {/xtypo_quote_left}
Si bien en el futuro este joven se supo comportar, mi labor docente no fue la misma. Comencé a cuestionarme tantas cosas ¿de qué me sirvieron tantos años de preparación, trabajando y estudiando? ¿cómo es posible que el derecho de educarse este por sobre el derecho de la integridad física?.  Pensaba que no servía para profesora y lo único que deseaba era terminar ese bendito reemplazo y trabajar en lo que fuese para pagarme otra carrera. ¿Cuál? no sabía.

Mirando el vaso medio lleno y no medio vacío. Fue una experiencia inquietante, dura y sobre todo dolorosa. Sin embargo, al poco tiempo al encontrar otro reemplazo me reenamoré de la labor docente. Es increible lo que puedes realizar con los estudiantes cuando están las condiciones, cuando ellos están de tu parte, cuando el entorno te respeta como docente.
Gracias a este colegio, me encanta ser docente. Eso sí, docente en un colegio subvencionado porque creo que no sirvo en un colegio municipal. Admiro profundamente a mis colegas que se desempeñan en ese sector de la educación, los mismos que hoy luchan por un reconocimiento dentro de la sociedad y hoy nosotros los apoyamos de lejos.
Fotografía extraída de: http://www.educared.org.ar/saludar/sitio_concurso/muestra/img/dom_tucuman/2.jpg
blog comments powered by Disqus

hanescrito

Formulario de acceso