FacebookTwitterRSS Feed

¡Sí, señor, sí!

saladeclasesLas relaciones de poder se dan en todas partes, todos intentamos apoderarnos de la autoridad de una forma u otra, incluso en las aulas, por lo cual muchas veces nos creemos dueños de la verdad o que nuestros estudiantes deben limitarse a callar y escuchar y solo decirnos: “¡Sí, señor, sí!”a la usanza militar.  Ahora bien, como docentes el uso de ese poder lo tenemos casi por añadidura a nuestra profesión y es para algunos colegas el sinónimo de abuso, descriterio y de mala educación. 

Mi poca experiencia como profesora de Lenguaje en un establecimiento, me mostró el mal uso del poder de los directivos y docentes que confunden el respeto con el miedo o el abuso de poder, en términos prácticos, gritar a un niño pequeño que no come su almuerzo, decirle un garabato, llamarlo peyorativamente flaite, tonto, imbécil, flojo, etc., era para ellos el “respeto” y era así como se debía tratar a un estudiante para que éste aprendiera. 

Add a comment

Leer más: ¡Sí, señor, sí!

Una tarde maravillosa

educacin

Antes de contar la historia, he de devolverme un par de años por mi pasado.

Corría el 2005, me encontraba yo estudiando administración de empresas en el liceo, especialidad que elegí con intención de estudiar ingeniería comercial. Pero me fui dando cuenta que mi vocación no iba por ahí… pensando en mi futuro, me di cuenta que me gustaba la pedagogía. En realidad desde chica fui cercana, recuerdo haber tenido a mis peluches ordenados en una sala imaginaria y yo les enseñaba a escribir… mis Barbies y mis monitos luego también iban al colegio y en primero medio me juntaba los sábados con mis compañeros con problemas en matemáticas para enseñarles o reforzarles. Sin embargo, nunca había reparado en eso, hasta que conocí al profe de historia más bacán que tuve en toda mi historia de enseñanza básica y media. Yo amaba hace años la historia y con este profesor empecé a pensar ¿existirá la carrera de profesor de historia?

Add a comment

Leer más: Una tarde maravillosa

Esta soy yo... así me ven mis estudiantes

profesora_fernanda_

En una de las tantas clases, Pablo, de tercero básico, se paró enfrente para explicar un concepto. Ante la audacia y seguridad, jugué a ser su alumna y me senté en su silla (comentario aparte, bastante más dura que la mía) le dije: “Tío Pablo, no entendí, ¿me puede explicar de nuevo? El pequeño al comprender el juego, cambió su sonrisa por un ceño fruncido y me dijo, gritando, “Se calla, señorita y todos los demás no vuelven a hablar si no los echo afuera”. El resto de sus compañeros comenzaron a tomar el lugar de profesores e incurrieron en retos y amenazas a sus “alumnos”, que saliendo del contexto del juego, eran sus propios compañeros. Paré el juego y pregunté porque habían hecho eso. Contestaron que todos los profesores gritaban y retaban en las clases.

Add a comment

Leer más: Esta soy yo... así me ven mis estudiantes

hanescrito

Formulario de acceso