FacebookTwitterRSS Feed
A quién no le ha ocurrido algún hecho en su trabajo como profesor que no le había sido “enseñado” durante su formación como docente ni menos en los libros.  Si buscamos la receta mágica tampoco la encontraremos pero, tal vez  a más de algún profesor también le ha ocurrido lo mismo que a tí.
Te invitamos a leer estas pequeñas vivencias y a enviarnos las tuyas a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Una tarde maravillosa

educacin

Antes de contar la historia, he de devolverme un par de años por mi pasado.

Corría el 2005, me encontraba yo estudiando administración de empresas en el liceo, especialidad que elegí con intención de estudiar ingeniería comercial. Pero me fui dando cuenta que mi vocación no iba por ahí… pensando en mi futuro, me di cuenta que me gustaba la pedagogía. En realidad desde chica fui cercana, recuerdo haber tenido a mis peluches ordenados en una sala imaginaria y yo les enseñaba a escribir… mis Barbies y mis monitos luego también iban al colegio y en primero medio me juntaba los sábados con mis compañeros con problemas en matemáticas para enseñarles o reforzarles. Sin embargo, nunca había reparado en eso, hasta que conocí al profe de historia más bacán que tuve en toda mi historia de enseñanza básica y media. Yo amaba hace años la historia y con este profesor empecé a pensar ¿existirá la carrera de profesor de historia?

Add a comment

Leer más: Una tarde maravillosa

Esta soy yo... así me ven mis estudiantes

profesora_fernanda_

En una de las tantas clases, Pablo, de tercero básico, se paró enfrente para explicar un concepto. Ante la audacia y seguridad, jugué a ser su alumna y me senté en su silla (comentario aparte, bastante más dura que la mía) le dije: “Tío Pablo, no entendí, ¿me puede explicar de nuevo? El pequeño al comprender el juego, cambió su sonrisa por un ceño fruncido y me dijo, gritando, “Se calla, señorita y todos los demás no vuelven a hablar si no los echo afuera”. El resto de sus compañeros comenzaron a tomar el lugar de profesores e incurrieron en retos y amenazas a sus “alumnos”, que saliendo del contexto del juego, eran sus propios compañeros. Paré el juego y pregunté porque habían hecho eso. Contestaron que todos los profesores gritaban y retaban en las clases.

Add a comment

Leer más: Esta soy yo... así me ven mis estudiantes

El Colegio de Profesores, y yo.

formacionprofesionales_los-alumnos-de-hoy-son-peores-que-los-de-antanoPensé mucho antes de escribir esta experiencia, por las connotaciones que pueda tener, pero también creo que, estando en democracia, puedo expresar lo que siento y pienso más aún si se basan en hechos reales.
Me gradué con distinción máxima. En la ceremonia obtuve algunos premios, entre ellos del colegio de profesores regional. Era un maletín típico de profesor muy bonito, y yo muy contenta lo recibí. Sin embargo el abrazo y palabras del dirigente, de ese entonces, me desilucionaron pues me dijo: "en este maletín guardarás tus alegrías y penas como docente, más penas que alegrías".
Eso me conmovió profundamente, más allá si el mensaje es cierto o no, creo que no corresponde que un profesional de la educación predisponga a otro con sus comentarios. Más aún, cuando esta persona viene recién egresando, con sueños, anhelos y metas profesionales por cumplir.
No obstante sus palabras fueron ciertas. En el 2007 fue despedida de mi primer trabajo, duré un día. Los detalles los conté hace algún tiempo en este sitio, relato que pueden acceder desde acá.
Lo importante no fue el despido sino lo que pasó después. Desconcertada, triste y aún con lágrimas en los ojos por lo sucedido, me acerqué a la sede comunal del colegio de profesores. Pedí ayuda, me atendió un señor de unos 60 años el cual escuchó atentamente mi relato, luego me responde:

Add a comment

Leer más: El Colegio de Profesores, y yo.

Trabajando en un Colegio Fantasma

colegio-maloLa profesión docente tiene muchas alegrías, pero también tiene circunstancias difíciles e incluso dolorosas. El siguiente relato nos muestra una grave situación ocurrida a una profesora chilena en el que nos cuenta su amarga experiencia en un colegio, su frustración y las amenazas vividas, junto  y el nulo apoyo que recibió cuando quiso denunciar los hechos.

Les recordamos que Sala de Profes es un espacio abierto a todas las opinones dentro de un margen de respeto y tolerancia. El contenido de artículos envíados por profesores ajenos al equipo editorial no representan necesariamente el pensamiento de Sala de Profes.

Add a comment

Leer más: Trabajando en un Colegio Fantasma

hanescrito

Formulario de acceso