FacebookTwitterRSS Feed
A quién no le ha ocurrido algún hecho en su trabajo como profesor que no le había sido “enseñado” durante su formación como docente ni menos en los libros.  Si buscamos la receta mágica tampoco la encontraremos pero, tal vez  a más de algún profesor también le ha ocurrido lo mismo que a tí.
Te invitamos a leer estas pequeñas vivencias y a enviarnos las tuyas a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¡Por un mísero berlín!

berlin pastel2No sé si lo he expresado en otras publicaciones pero decidí ser profesora porque me gusta, amo mi trabajo,  respeto a mis alumnos y sufro cuando hay injusticias.

Esta es mi realidad:

Un día cualquiera, en un colegio cualquiera me encuentro sentada completando unos documentos, al lado del pasillo el taller de cocina olía a berlines recién fritos en abundante aceite. Afuera, de pie mirando con ansias un niño, cliente frecuente de los pasteles, dulces y embeleques que producen los otros niños de cocina, todos los días sagradamente pone unas monedas en su bolso para comprar alguna cosita.

Add a comment

¿Interesad@? Pues siga leyendo¡Por un mísero berlín!

¡Sí, señor, sí!

saladeclasesLas relaciones de poder se dan en todas partes, todos intentamos apoderarnos de la autoridad de una forma u otra, incluso en las aulas, por lo cual muchas veces nos creemos dueños de la verdad o que nuestros estudiantes deben limitarse a callar y escuchar y solo decirnos: “¡Sí, señor, sí!”a la usanza militar.  Ahora bien, como docentes el uso de ese poder lo tenemos casi por añadidura a nuestra profesión y es para algunos colegas el sinónimo de abuso, descriterio y de mala educación. 

Mi poca experiencia como profesora de Lenguaje en un establecimiento, me mostró el mal uso del poder de los directivos y docentes que confunden el respeto con el miedo o el abuso de poder, en términos prácticos, gritar a un niño pequeño que no come su almuerzo, decirle un garabato, llamarlo peyorativamente flaite, tonto, imbécil, flojo, etc., era para ellos el “respeto” y era así como se debía tratar a un estudiante para que éste aprendiera. 

Add a comment

Leer más: ¡Sí, señor, sí!

Profesores de segunda categoría

profesor-300x276Desde hace dos años que trabajo en el sistema municipal1. Todos me dicen que trabajar en él es lo mejor que te puede pasar... claro!!! cuando eres profesor de planta.
Pero para uno que es Profesor a Contrata, no es muy grato trabajar para la municipalidad. Las razones son varias... enumero

Add a comment

Leer más: Profesores de segunda categoría

El modo de no-educar

partitura

"En un colegio X, en un una ciudad Y y en un país llamado Chile, que tiene en crisis a la educación, me corresponde ser responsable de la UTP (Unidad Técnico Pedagógica). En este colegio los papás pagan $70.000 (USD$ 150) por educar a sus hijos y abarca desde Kínder hasta III° Medio, con no más de 230 alumnos. Cualquiera que leyera este encabezado pensaría que es el colegio adecuado para trabajar, pero no es así, y para demostrarlo quisiera relatar un hecho – caso 'emblemático'". Por el Profesor Juan Carlos.

Add a comment

Leer más: El modo de no-educar

hanescrito

Formulario de acceso